CUERPO FRONTERIZO AL TEATRO BIOBÍO

Uno de nuestros tres ejes de acción como Centro Cultural Escénica en Movimiento, es la creación e investigación. CUERPO FRONTERIZO (CF), que este mes se presenta en el Teatro Bío Bío, es una de las obras de nuestro dossier creativo y fue seleccionada a través de la convocatoria regional realizada en 2017 por el teatro regional. Ya está en cartelera y tendremos funciones los jueves, viernes y sábado hasta el 21 de julio.

CF viene a irrumpir en una programación en artes escénicas, siempre compleja en nuestra región, sobre todo en términos de nuevas audiencias y la forma en que se relacionan con la danza contemporánea. Por ello, la importancia y posibilidad de tener una temporada permite, no sólo mostrar un trabajo que sólo había tenido temporadas en Santiago, sino que, también, ponerle rostro a nuestras comunidades. Pensar en ellas y articular un entrepuente que fortalezca el interés por experimentar los saberes que se desprenden del cuerpo en movimiento.
Procesos y prácticas creativas

Las experiencias de la migración, sus impactos y derivas a nivel corpopolítico son las pulsiones detrás del proceso de obra. Estrenada en 2015, el montaje, que ha sumado nuevo elementos y miradas, recoge un tópico de suma contingencia donde música, movimiento, objetos, luces, se cruzan con una dramaturgia del presente y que evoca esas pulsiones renovadoras de la danza teatro de Pina Bausch. Co creada por Escénica en Movimiento y dirigidos por el premiado coreógrafo español Chevi Muraday, los intérpretes Bárbara Bañados, David Dinamarca, Darwin Elso, Juanita Paz Saavedra y Cristóbal Santa María invitan a un viaje estético y emocional que es complementado por quienes se acercan a ver la obra. MariPaz Briones, asistente de coreografía, y quien es la encargada de mantener viva la obra, comenta que, “es primera vez que tenemos temporada en Concepción, pues antes habíamos tenido varias, pero en Santiago. Esto es importante por que nos va a permitir llegar a otros públicos, sobre todo en nuestra ciudad”.

Maripaz, además, recalca que la obra se define por una danza más interpretativa, con alto contenido visual, colores, texturas. Sin duda, la cartografía de luces que CF despliega no acompaña ni potencia el dispositivo escénico, sino que es un filamento institutivo de la dramaturgia. En escena, se percibe e impacta, y se convierte en un regalo para los/as espectadores/as. “No solamente van a ver una obra bien ejecutada, sino que este espacio permite que nosotros desarrollemos esa imagen estética que teníamos en la cabeza con Chevy en un principio. En ese sentido, el diseño de iluminación de Mauricio Campos es nuestro sexto intérprete en el montaje”.

Por su parte, Chevy Muraday, comenta que CF es una pieza que muy importante dentro de su recorrido como coreógrafo y un punto de inflexión dentro de las redes que ha establecido con la compañía. De esa relación, de esos puntos de encuentro y diálogos, nace esta obra que habla de los/as exiliados/as, de los/las refugiados/as y de los/as expulsados/as, del movimiento de seres humanos y de aquello que van dejando en sus trayectos. “Gracias a Escénica en Movimiento, nos adentramos en lugares incómodos, de cómo Chile aún carga con el peso de la dictadura y cómo obligó a muchos chilenos muchas chilenas a abandonar su país”.

Precisamente, Darwin Elso, uno de los intérpretes de esta obra, comparte que el proyecto surgió desde una mirada muy íntima sobre la migración, pero que pronto se convirtió en una lectura colectiva de la experiencia del país. “Pronto, entendimos que esa problemática social que, en ese año del 2015, sucedía en Europa, también se daba acá expresada en la movilización de personas obligadas como el exilio. El gatillante de toda esta obra tiene que ver con la migración obligatoria, la voluntaria y, también, la poética. No es literal, sino que de una manera sensible deseamos compartir los sentimientos involucrados en estas experiencias”.

Muraday, coreógrafo y director de la reconocida compañía “Losdedae Danza”, nos envía desde Cuba, donde se encuentra en estos momentos, un mensaje-invitación a asistir al Teatro Bio Bio y ver esta obra. ”Es una pieza energética y comprometida, que exige a los intérpretes a estar presentes y vivir cada una de las escenas con una exposición muy extrema, muy conmovedora y con mucha verdad. Ya no es solo el movimiento, ni la complejidad coreográfica lo que atrapa al/la espectador/a. Lo que a mí más me atrae de Cuerpo Fronterizo, es lo que subyace durante la hora intensa de Danza Teatro comprometido y su palabra”.