Cuerpo Fronterizo (2015)

DIRECCIÓN

CHEVY MURADAY (ESPAÑA)

Bailarín y Coreógrafo español. Director de la prolífera Compañía Losdedae, creada el año 1997, con el propósito de generar movimiento en torno a la Danza Contemporánea en España. Ha trabajado siempre con una base dramatúrgica, que le ha permitido profundizar en la investigación fronteriza de la creación con otras disciplinas. Chevi es un coreógrafo de reconocimiento mundial y ha trabajado en países como Colombia, Turquía, Chile e Inglaterra. El año 2006 le otorgan el Premio Nacional de Danza como intérprete en su país natal. Ver más en:  www.losdedae.com.

SINOPSIS

La obra de danza contemporánea “Cuerpo Fronterizo", sigue la línea artística que ha caracterizado a la compañía Escénica en Movimiento y sus procesos de co creación con destacados coreógrafos como, en este caso, el español Chevi Muraday. La pieza aborda el tema de la migración, a partir de distintas metáforas y donde el cuerpo de los/as intérpretes activan una dimensión profundamente emotiva para dar cuenta de un fenómeno que viven miles de personas alrededor del mundo. El año 2015, recibe el Premio CERES de Artes Regionales del Bío Bío, a mejor obra de artes escénicas - Danza.

FICHA ARTÍSTICA

Dirección: Chevi Muraday.
Asistencia de dirección: Maripaz Briones Moraga
Intérpretes: David Dinamarca Burgos, Darwin Mora Urrutia, Juanita Paz Saavedra Gutiérrez, Bárbara Bañados Placencia, Cristóbal Santa María Cea.
Texto: Alberto Velasco 
Testimonio: Ariana Bertin Benavides
Vestuario: Nessagara Diseño Para Artes Escénicas 
Escenografía y utilería: Gonzalo Mella 
Iluminación: Mauricio Campos
Edición musical: Cristian Reinas 
Área de Mediación: Camila Contreras Benavides.
Comunicaciones: Paulina Barrenechea Vergara
Gestión y ventas: Andrea Garrido 
Producción general: Escénica en Movimiento 
Duración: 60 minutos

CONTACTO

Encargada área creación CCEM: Maripaz Briones / +56957587222
Correo: produccion@escenicanemovimiento.cl
Web: www.escenicaenmovimiento.cl

GALERÍA DE IMÁGENES

TESTIMONIOS

“Lo recuerdo como un desafío a nivel técnico de cómo abordar la danza. El nivel es exigente, por lo tanto, como bailarín debías estar súper entrenado para lograr lo que Chevi nos solicitaba. Fue un proceso intenso, agotador a ratos, pero de mucho descubrimiento personal a nivel artístico. Pude crecer como intérprete al enfrentarme, cada día, a largas jornadas de training, montaje, ensayo. También pude descubrir habilidades que no pensaba que habitaban en mí.”

David Dinamarca

“Chevi me decía que necesitaba más aire, involucrar más el torso en cada vez que me movía usando la lana. Tenía un poco de temor de no traducir en mi cuerpo lo que la escena necesitaba. Algo monstruoso, vivo, no humano, planta y bestia. ¿Quién es este ser que sale de la banca y está atrapado por esa lana?”

Darwin Mora

“En términos estructurales, me intrigaba mucho el formato, la dirección a distancia, el trabajo por redes, la investigación de un tema tan complejo. Chevi suele cuidar mucho a los bailarines, haciéndonos comprender el trabajo desde el amor y el respeto, y tanto el proceso como la obra estuvieron cargado de esto. Al término mi corazón estaba repleto por el desborde de amor y fiato de grupo por una parte, pero sobre todo por el carácter político y social de la obra, en un momento donde la violencia migrante emergió brutalmente a los ojos de todos.”

Bárbara Bañados

“Lo más importante para mí fue trabajar con Chevi. Percibir su mundo creativo y su poética. Las lógicas de composición y de cómo organizar todos los elementos dispuestos en un escenario, en el mundo de la representación. Además, fue un aprendizaje en el sentido de trabajar por primera vez con un director y con una asistente de dirección; ósea, con un equipo, que permitiera direccionar los simbolismos artísticos y discursivos de la obra.”

Juanita Paz Saavedra

“Recuerdo con claridad la construcción del dúo y el desafío de habitar una danza con un componente físico complejo, pero, sobre todo, llenarlo de emotividad. Me hace pensar en cómo se construye ese estado emotivo, siendo generoso con la escena, no desbordarse y, al mismo, tiempo permitírselo. Me gustaba mucho cuando hacíamos la dinámica de decir un texto, mientras éramos manipulados por lxs compañerxs. Siento que ahí algo se removía y ayudaba a estar en el presente.”

Cristóbal Santa María

“El aprendizaje de un proceso emotivo, nos impulsó a desarrollar nuestro viaje, nuestro mundo emocional para poder interpretar no solo desde el cuerpo, si no también desde la emoción. Fue un proceso muy fluído, donde la trayectoria de Chevi y su claridad para guiarnos nos generaba mucha confianza y nos permitía ver el entramado de lo que estábamos co-creando. A lo largo del proceso Chevi se hizo cargo hacernos sentir tan responsables como él de la creación misma, y de una forma u otra eso impulsó a que la obra se siguiera desarrollando una vez estrenada incluso sin su presencia. El año pasado, cuando luego de cuatro años, Chevi volvió a ver la obra. Estaba emocionado, contento y agradecido que la mantuviéramos viva e insistía diciéndome: Esta obra ya es vuestra!”

Maripaz Briones